Si puedo pagar menos, ¿para qué voy a pagar más? Esta es la filosofía de muchas personas, pero debo ser de las pocas en el mundo que nunca le ha pedido una rebaja a un profesional. Igual por vergüenza (porque soy muy tímida). Pero sinceramente, no creo que sea por vergüenza, creo que más bien es por respeto, porque si no puedo pagar algo, directamente no lo contrato. ¡Jamás se me ocurriría pedir una rebaja o tardar en pagar!

Y la finalidad de hacer este post, surge un poco de la ‘rabia’ causada por muchos emails que tanto yo como otros redactores freelance recibimos día tras día, dónde muchos clientes nos piden presupuesto y luego nos regatean los precios.

Clientes regatean los precios a los redactores

¿Por qué pasa esto? Sigue un poco lo que te decía al principio del artículo. Muchos clientes llegan, necesitan un artículo y consideran que regatear es lo normal. ¿El objetivo? Conseguir el precio más bajo posible, porque si un redactor les hace un artículo por 5 euros, ¿para qué van a pagar 10? [Sí, así piensan algunos clientes].

Sin embargo, para los profesionales que nos dedicamos a esto y que por tanto, vivimos de esto, puede significar no llegar a fin de mes. Y personalmente, el hecho de que me regateen los precios lo considero una tremenda falta de respecto.

Por lo general, todos los redactores freelance tenemos unas tarifas fijadas y cada profesional calcula dichas tarifas cómo quiere: en base al precio que se quiere ganar la hora, lo que se necesita para cubrir gastos, para vivir, etc.

Si yo cobro 10 € por 500 palabras y un cliente me ofrece 7.50 €, estoy perdiendo dinero.

  • Para un cliente que me paga lo que pido, habré ganado 40 € al escribir 2.000 palabras.
  • Para un cliente que me regatea, habré ganado 30 € al escribir 2.000 palabras.

Es decir, si un cliente me regateapara ganar lo mismo tendré que dedicarle más horas.

¿Acaso el segundo cliente es más especial? ¿Por qué le tengo qué cobrar menos a unos y más a otros? ¿Acaso es justo que por culpa de este tipo de clientes tenga que trabajar más horas al día para ganar lo mismo? Está claro, que hay que huir de este tipo de clientes que busca aumentar el trabajo precario en nuestro país.

  • El redactor freelance es quien fija los precios. No el cliente.
  El mejor blog para aprender a programar en Android

¿Qué gastos tenemos los redactores freelance?

  • En España la cuota de autónomos es de 275 euros al mes.
  • A eso hay que sumarle la asesoría (sobre 25 €).
  • Por lo que ser redactor freelance en España cuesta unos 300 euros al mes.

Siguiendo mi tarifa estándar de redacción de 0.02 € / palabra + IVA, solo para cubrir la cuota de autónomos y asesoría tendría que escribir 15.000 palabras. Es decir, que un par de días al mes trabajo gratis y luego empiezo a ganar dinero. Un dinero que como todo el mundo necesito para vivir y que es mi sueldo.

Las confusiones típicas con el IVA

  • El IVA no es para mí (es para el señor Montoro)

Muchos clientes se asustan al conocer el precio final con IVA y a veces me da la sensación de que piensan que todo ese dinero es para mí. Pero qué va, el IVA me lo quita Hacienda cada 3 meses de mi cuenta… al igual que el 20% de mis ganancias que se van en las trimestrales del IRPF, por lo que los impuestos no son precisamente una broma si eres un redactor freelance autónomo.

¿Por qué muchos clientes regatean?

  • Para pagar lo mínimo posible
  • Para ganar más como intermediario

En muchos casos, los clientes son empresas que ofrecen un servicio de redacción y le cobran a los clientes X y buscan a un redactor que se lo haga por la mitad o por lo mínimo posible. Es decir, subcontratan el servicio al redactor que se lo deje más barato. Es el tipo de cliente más malo que existe, porque siempre tienen prisa y quieren descuentos… ¡¡pero luego bien que tardan en pagar!! Lo que hacen no es para nada ético, pero allá cada uno con su conciencia.

No obstante, cada persona es un mundo. Hay clientes que ven normal regatear y a otros no se les ocurriría nunca. Lo que está claro, es que si quieres contratar a un redactor freelance profesional no debes pedirle descuentos. Es una falta de respeto muy grande, porque seguro que no te gustaría que te lo hicieran a ti, ¿o me equivoco?

El gran problema: los redactores que trabajan en negro

Pero el principal problema, es que hay muchos falsos redactores que no están dados de alta como autónomos y que trabajan en negro, y al no pagar impuestos sus 4 euros en negro vienen siendo nuestros 10 euros (que quitando impuestos se nos quedan en nada). ¡¡Pero muchos clientes no son capaz de verlo!! La mayoría están en plataformas como Fiver, Geniuzz, Workana, Milanuncios… Por no hablar de los redactores de países como Venezuela, dónde el salario mínimo es de 26 dólares… si en España son 700 euros, ¿entiendes por qué cobran a 1 dólar el artículo?

  ¿Qué necesito para empezar a escribir post para un blog?

Lo que tenemos que conseguir los redactores freelance que nos dedicamos a esto de forma profesional, es que los clientes nos respeten. Un cliente que te regatea no te respeta.

Es imposible cobrar 3 euros por artículo y ser autónomo

No todos los redactores freelance se dedican de forma profesional y legal a esto. Un redactor que cobra 3 euros el artículo de 300 palabras no puede ser autónomo en España. Imagínate cuántos artículos tendría que escribir ya solo para pagar la cuota de autónomos… ¡unos 100 artículos gratis! Y sin ganar un duro, porque si quiere ganar un sueldo de 1.000 euros limpios tendría que escribir unos 500 artículos al mes… eso sale a unos 20 artículos por día… y sobre unas 10-12 horas de trabajo diarias. Vamos, imposible… porque los redactores freelance no solo escribimos, también dedicamos tiempo a contestar emails, hacer facturas, presupuestos, resolver gestiones, etc. ¡¡Ese tiempo hay que cobrarlo!! Por lo que con estas tarifas, estaríamos hablando de 14 horas de trabajo al día por un sueldo mileurista, sin vacaciones ni días libres. Vamos, que te quedan 8 horas para dormir y poco más. ¡¡No es posible!! Es esclavitud.

¿Entiendes ahora por qué los redactores freelance no podemos aceptar regateos?

Trabaja de forma legal y huye de los malos clientes

Mi recomendación es que huyas de este tipo de clientes, porque no merecen la pena. Ten en cuenta que si aceptas precios más bajos le tendrás que dedicar más horas al mes para ganar lo mismo. ¿Realmente lo ves justo? ¿Acaso una persona que trabaja 8 horas al día debe trabajar 10 horas para ganar lo mismo porque los clientes no respetan sus tarifas? No, no es justo.

Establece una tarifa estándar que te llegue para vivir o tener el salario mensual que quieres. Si algún mes vas mal y necesitas aceptar que un cliente te regatee para ganar más dinero porque lo necesitas, adelante, todos lo hemos hecho alguna vez. Pero huye siempre que puedas de este tipo de prácticas.

Si todos los redactores freelance rechazamos regateos, llegará un día en el que se terminen.

PD: ¿Te imaginas ir a un bar y pedirle un descuento por una coca cola? ¿O al dentista por un empaste? No .. ¿verdad? ¿Y por qué a los redactores sí? ¿Acaso somos ‘menos’? Qué empiece el debate…