Muchos redactores freelance empiezan ofreciendo un servicio por “PayPal” sin declarar ningún tipo de ingreso. Sin embargo, es recomendable ser redactor freelance autónomo cuanto antes para trabajar de forma legal, cotizar y evitar problemas con Hacienda. ¡No es tan horrible como parece ser autónomo! Evidentemente las cuotas son demasiado altas, pero ahora mismo existe la tarifa plana de los 50 € y una ayuda de 2.000 € para autónomos. No está mal para empezar, ¿verdad?

Redactor freelance autónomo, obligaciones fiscales

Los redactores freelance también tienen obligaciones fiscales. Deben ser autónomos para facturar sus ingresos. Muchas empresas o particulares creen que los redactores no son autónomos y que deben ofrecer unos precios más bajos, pero lo cierto, es que en el momento en el que te das de alta como autónomo empezarás pagando tus 50 € de cuota al mes, pero al cabo de 2 años ya estarás cerca de la cuota máxima de 267 € al mes aproximadamente.

  El SEO del futuro son las búsquedas por voz

¿Qué obligaciones fiscales tengo como redactor freelance?

  • Darte de alta como autónomo.
  • Contratar a un asesor (opcional).
  • Hacer factura de los servicios a tus clientes.
  • Realizar las declaraciones trimestrales, anual y Renta.

¡No tendrás que hacer nada más! Si contratas a una asesoría, podrán llevarte prácticamente todo el papeleo e incluso darte de alta como autónomo sin que tengas que hacer nada. Eso sí, necesitarás tener a mano tu número de la seguridad social y estar dado de alta como demandante de empleo en el paro (SEPE) para disfrutar de la subvención.

Si tienes dudas sobre el proceso de darte de alta como autónomo siendo redactor freelance, no dudes en preguntarme en los comentarios que te contaré mi experiencia.